Imprimir
Meditación Vychara

La Indagación del Ser

Al nacer, naces en estado de "Tábula Rasa", totalmente vacío; eres el Ser. Pero justamente a partir de ese momento todos te colocan nombres y etiquetas; la sociedad te condiciona y crea una personalidad que envuelve tu esencia. Lentamente vas aceptando lo que los otros dicen que eres, olvidando así tu verdadero rostro.

"Indaga hasta que no quede nadie para indagar"

La verdadera naturaleza del ser humano es la Consciencia, y este estado no depende de lo que haces, de tu conducta; no requiere práctica. Entonces, ¿Cuál es el sentido de la búsqueda, del esfuerzo, de las técnicas? ¿Qué es lo que te falta? Lo único que falta es que te reconozcas, y para que esto suceda, necesitas un espejo donde puedas ver el reflejo de tu rostro original y así recordar quién eres.

 

La Meditación Vychara, o Correcta Indagación, es el diamante.

Averigua quién nunca ha venido ni nunca se marchará.

La indagación es la presencia misma: ¿Quién soy yo?

Ésta es la única pregunta que no te lleva al sufrimiento.

La indagación es el amor al Ser.

Investiga y experimenta quién brilla a través de tu cara.

Mira dentro de ti hacia lo inmutable.

Vychara es una visión especial.

No ves a través de los ojos sino a través del Ser.

Es el Ser el que ve al Ser.

 

La indagación te ayuda a abandonar la identificación con la mente, el cuerpo y las emociones, posibilitando la apertura al camino de la experiencia directa; no se trata de observar sino de Ser.

En los retiros de Meditación Vychara los participantes permanecen sólo con la pregunta primordial, la pregunta de todas las preguntas. Es un período de intensa indagación con un único objetivo -un vislumbre de no mente o Buda interior- utilizando la pregunta o Koan ¿Quién soy yo? en un proceso residencial donde la rigorosa estructura y la total focalización apoyan la pasión y la intensidad de la búsqueda.

Vychara se convierte así en un verdadero “martillo terapéutico” que posibilita al participante liberarse de la identificación, ayudándole a atravesar las capas de la personalidad hasta la fuente última donde la mente puede disolverse en el Ser.